el Padre de Jesús y el de los judíos


Le respondieron: "Nosotros no hemos nacido de la fornicación, tenemos un sólo padre, que es Dios". 42"Si Dios fuese vuestro padre, me amaríais -les dijo Jesús-; pues yo he salido de Dios y he venido aquí. Yo no he salido de mi mismo sino que Él me ha enviado. 43¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis oír mi palabra. 44Vosotros tenéis por padre al diablo y queréis cumplir las apetencias de vuestro padre; él era homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla la mentira, de lo suyo habla, porque es mentiroso y el padre de la mentira. 45Sin embargo, a mí, que digo la verdad no me creéis. 46¿Quién de vosotros podrá acusarme de que he pecado? Si digo la verdad por qué no me creéis? 47El que es de Dios escucha las palabras de Dios; por eso vosotros no las escucháis, porque no sois de Dios. (Juan 8, 41b-47)

8, 41b   No hemos nacido de la fornicación

ACUSADOS DE FORNICACIÓN ESPIRITUAL. Comenzaron a darse cuenta de que el Señor no estaba hablando de su origen carnal, sino de su forma de vida. Y como las Escrituras, que leían, suelen llamar fornicación en sentido espiritual cuando el alma, como una prostituta, da culto a muchos falsos dioses, le respondieron de esa manera. Agustín, Tratados sobre el Ev. de Juan, 42, 7.

8, 42   Si Dios fuese vuestro padre, me amaríais

DIOS ES PADRE DE QUIENES AMAN A JESÚS. Si es verdadera la afirmación: "Si Dios fuese vuestro padre, me amaríais", también es verdadera la proposición contraria: "Si no me amáis, Dios no es vuestro Padre". Por tanto, Dios no es padre de quien no ama a Jesús. Y lo mismo que hubo un tiempo en que Pablo no amaba a Jesús, también hubo un tiempo en que Dios no era padre de Pablo. Ciertamente, Pablo no era hijo de Dios por naturlaleza, sino que se convirtió en hijo de Dios más adelante. Orígenes, Comentarios al Ev. de Juan, 20, 137-138. 

8, 43   No podéis oír mi palabra

ELLOS NO CREEN. Pero ¿por qué no podían oír, sino porque no querían corregirse creyendo en Él? Agustín, Tratados sobre el Ev. de Juan, 42, 9.

8, 44a   Vosotros tenéis por padre al diablo

UN GOLPE MÁS A SU GENEALOGÍA. Los excluyó del parentesco de Abrahán, y, porque se atrevieron a más, les hiere con dureza diciendo que, no sólo no son hijos de Abrahán, sino hijos del diablo, inflingiéndoles una herida acorde con su desvergüenza. Juan Crisóstomo, Comentarios al Ev. de Juan, 54, 3.  

8, 44b   Las apetencias de vuestro padre

EL DIABLO DESEA LA DESOBEDIENCIA. Al significado de las palabras: "Vosotros queréis cumplir las apetencias de vuestro padre", hay que responder que el diablo, al desear, por ejemplo que un niño sea corrompido, que una mujer cometa adulterio y otras personas realicen actos de fornicación, produce en los que le obedecen el deseo de hacer lo que el mismo diablo desea hacer, por lo que se puede afirmar que el diablo comete la fornicación o el adulterio antes que el hombre. Y lo mismo se puede decir de cada pecado. Así aunque el diablo no apetece el dinero, sin embargo desea hacer [a los hombres] avaros y esclavos de las cosas materiales; por eso los que aman el dinero, con sólo esa voluntad, realizan su deseo. Orígenes, Comentario al Ev. de Juan, 20, 179-180.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 4a,  p. 409-414
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario