Terquedad de los dirigentes judíos a pesar de los milagros



22Se celebraba por aquel tiempo en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno. 23Paseaba Jesús por el Templo, en el pórtico de Salomón. 24Entonces le rodearon los judíos y comenzaron a decirle: "¿Hasta cuándo nos vas a tener en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo claramente". 25Les respondió Jesús: "Os lo he dicho y no lo creéis; las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí. 26Pero vosotros no creéis porque no sois mis ovejas. 27Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y me siguen. 28Yo les doy vida eterna; no precerán jamás y nadie las arrebatará de mi mano. 29Mi Padre, que me las dio, es mayor que todos; y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. 30Yo y el Padre somos uno. (Juan 10, 22-30)

10, 22    La fiesta de la Dedicación

JUDAS MACABEO ESTABLECIÓ LA DEDICACIÓN. La primera Dedicación de este templo la hizo Salomón en otoño, la segunda Zorobabel y el sacerdote Jesús en primavera, la tercera la hizo Judas Macabeo en invierno, cuando se lee que se produjo esta especial determinación de renovar cada año la memoria de esta dedicación con solemnes oficios. BEDA, Exposición sobre el Ev. de Juan, 10, 22.

10, 23    Era invierno

EL INVIERNO ANTES DE LA PASIÓN DE CRISTO. Era una fiesta importante y oficial, ya que celebraban con gran fervor el día en el que el templo fue construido, una vez que hubieron regresado de la cautividad de Persia. Cristo estaba presente en esta fiesta. Últimamente visitaba con frecuencia Judea, ya que su muerte estaba próxima. JUAN CRISÓSTOMO, Homilía sobre el Ev. de Juan, 61, 5.

10, 24-26    Si tú eres el Cristo, dínoslo

JESÚS PREFERÍA LOS HECHOS A LAS PALABRAS. Como evitaba hablar de sí mismo y quería demostrar, más con obras que con palabras, que era el Mesías, le dicen en una ocasión los judíos: "Si tú eres el Mesías, dínoslo". ORÍGENES, Contra Celso, 1, 48.

10, 27    Mis ovejas escuchan mi voz

LA VOZ DEL PASTOR. ¿Cuál es la voz del Pastor? "Que se predique en su nombre la conversión para el perdón de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén". Esta es la voz del Pastor. Debes reconocerla tú mismo y segirle, si quieres ser una de sus ovejas. AGUSTÍN, Sermones, 46, 32.

10, 28    Yo les doy vida eterna

LOS PASTOS DE LA VIDA ETERNA. Recordaréis que antes había dicho: "Y entraran, y saldrán y hallarán pastos"... Buen pastor es la vida eterna, donde la hierba no se seca, sino que siempre está toda verde y lozana... Vosotros sólo maquináis caluminas, porque sólo pensáis en la vida presente. "Y no perecerán eternamente", como si quisiera decirles: Vosotros preceréis eternamente porque no sois de mis ovejas. AGUSTÍN, Tratados sobre el Ev. de Juan, 48, 5-6.

10, 29    Mi Padre, que me las dio

ÉL NOS RECIBIÓ EN SU NACIMIENTO. Ésta es la voz de quien es consciente de su poder, la confesión de la libertad de un poder inalterable, porque nadie puede arrancar las ovejas de su mano. Pero aunque ÉL posee la naturaleza de Dios, para dar a conocer que su naturaleza ha nacido de Dios, añadió: "Lo que el Padre me ha dado es mayor que todo". No oculta que ha nacido del Padre, pues lo que ha recibido del Padre es mayor que todo. Y el que ha recibido, posee lo que ha recibido por el hecho de nacer, no después; y, con todo, viene de otro, porque lo recibe. HILARIO DE POITIERS, Sobre la Trinidad, 7, 22.

10, 30    Yo y el Padre somos uno

UNO CON EL PADRE. Esta frase no puede ser [verdad] de ningún hombre: "Yo y el Padre somos una sola cosa"; Cristo es el único que pronunció esta palabra por la conciencia de su divinidad. NOVACIANO, La Trinidad, 13, 69.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 4a, pp. 470-475
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario