La curación en sábado




10Entonces le dijeron los judíos al que había sido curado: "Es sábado y no te es lícito llevar la camilla". 11Él les respondió: "El que me ha curado es el que me dijo: "Toma tu camilla y anda". 12Le interrogaron: "¿Quién es el hombre que te dijo: "Toma tu camilla y anda?". 13El que había sido curado no sabía quién era, pues Jesús se había apartado de la muchedumbre allí congregada. 14Después de esto lo encontró Jesús en el Templo y le dijo: "Mira, estás curado; no peques más para que no te ocurra algo peor". 15Se marchó aquel hombre y les dijo a los judíos que era Jesús el que le había curado. 16Por eso perseguían los judíos a Jesús, porque había hecho esto un sábado. 17Jesús les replicó: "Mi Padre no deja de trabajar, y yo también trabajo". 18Por esto los judíos con más ahínco intentaban matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios. (Juan 5, 10-18)

5, 11    Toma tu camilla y anda

UNA VALIENTE CONFESIÓN DE CURACIÓN
Si [el paralítico] hubiera querido obrar mal, podría haberse expresado de otra forma. También podría haber ocultado la curación. Pero sabía bien que no le molestaba tanto la violación del sábado, cuanto la curación de la enfermedad. Lo cierto es que no lo ocultó ni pidió perdón, sino que, a viva voz, reconoce y proclama la gracia recibida. Así actuó el paralítico. Observa cómo obraron ellos. No le preguntaron nada. Eludieron interrogarle y, en todo momento y públicamente, alegaron la aparente violación del sábado. JUAN CRISÓSTOMO, Homilías sobre el Ev. de Juan, 37, 2. 

5, 13    Jesús se había apartado

UN MILAGRO MODESTO SEGÚN LOS VALORES HUMANOS. Si con atención superficial y según el modo humano de entender y de conocer se fija uno en el que obra y en el poder que tiene, no es gran cosa lo que [Jesús] hizo; y, si se fija en su benignidad, es todavía menos. Yacían tantos enfermos y cura a uno solo, cuando podía hacer andar a todos con una sola palabra. ¿Qué se deduce, pues, de esto sino que aquel poder y aquella bondad miraban más a que las almas entendiesen en sus hechos el sentido que tienen en orden a la salud sempiterna que a lo que los cuerpos conseguían con la salud corporal?... Los miembros paralíticos que Él fortalecía, les hace polvo la muerte, y todos los miembros mortales que reciben temporalmente la salud, al fin la perderán; en cambio, el alma que llegó a crecer, pasa a la vida eterna. AGUSTÍN, Tratados sobre el Ev. de Juan, 17, 1.

5, 14    Lo encontró Jesús en el Templo

LA SANACIÓN LLEVA A UNA NUEVA VIDA EN DIOS. Ayer yacías acostado en un lecho, abandonado y quebrantado, sin que nadie te echase a la piscina cuando se agitaban las aguas. Hoy te has encontrado con el hombre que es Dios o, mejor dicho, con quien es Dios y hombre. Te levantó del camastro, incluso has cargado al hombro tu camilla y has esculpido en una columna el beneficio recibido. No te acuestes de nuevo en tu camastro volviendo a pecar... Tal como estás, camina recordando el precepto: "estás curado, anda y no peques más para que no te suceda algo peor", es decir, para que no seas peor después de haber recibido el beneficio. GREGORIO NACIANCENO, Discurso sobre el bautismo, 40, 33. 

5, 17    Mi Padre no deja de trabajar

EL HIJO ES IGUAL A DIOS. Aquí dio a entender su igualdad con Dios. Mi Padre obra todavía, y también yo. Aquella idea del sábado sufrió una conmoción, porque se imaginaban ellos que Dios no hacía ya nada por hallarse fatigado. Oyen, pues: "Mi Padre continúa obrando todavía", y se turban. "Y yo obro también"; se hace igual a Dios y un nuevo escándalo. AGUSTÍN, Sermones, 125, 6. 



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Nuevo Testamento, vol. 4a; pp. 266-271
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

0 comentarios

Publicar un comentario